Amoníaco como refrigerante: una alternativa en tu sistema de refrigeración natural

2 enero, 2018

Amoníaco como refrigerante: una alternativa en tu sistema de refrigeración natural

Que los sistemas de refrigeración con gases naturales marcarán la pauta para muchas industrias, mejorando no sólo la eficiencia energética sino generando un mayor compromiso con el medio ambiente. La importancia que estos sistemas están adquiriendo se refleja en el número de actividades, y capacitaciones en seminarios y congresos durante el 2017, como los realizados por la IIAR, ASHRAE y Froztec, por mencionar algunas instituciones y empresas.

Amoniaco como refrigerante

Las perspectivas del uso de amoníaco como refrigerante natural

Junto con el CO2, el amoníaco apunta a ser una alternativa rentable para detener el cambio climático producto de los efectos de los refrigerantes sintéticos sobre nuestra atmosfera. Por ello, es conveniente comenzar la transición hacia su implementación en un sistema de refrigeración,  otorgando capacitación técnica como brindando foros para que los usuarios conozcan más sobre dicha tecnología. 

Uno de los grandes retos que enfrentan diseñadores, instaladores y dueños de instalaciones de industrias involucradas en la cadena de frío son los relacionados a materia de seguridad, desde la fase inicial hasta la operación. Y en ese sentido, el amoníaco plantea enormes ventajas sobre otros refrigerantes:

1. Eficiente

Las propiedades del amoníaco lo hacen perfecto para el uso de refrigeración. Por ejemplo, la capacidad de enfriamiento del amoníaco es mayor que otros refrigerantes. En otras palabras, se necesita menos amoníaco que los refrigerantes halocarbonados para realizar el mismo trabajo.

2. Rentable

Debido a que el amoníaco es muy eficiente, las compañías con equipos de refrigeración industrial o enfriamiento pueden ahorrar mucha energía usando equipos más compactos. Los ahorros a veces son del quince por ciento o más. Esto representa ahorros sustanciales en un sistema de refrigeración para una operación grande. 

3. Bueno para el medio ambiente

Aunque el NH3 emite humos tóxicos, estos humos no son peligrosos para el medioambiente. 

 El amoníaco solo tarda unos días en descomponerse y libera nitrógeno en el proceso. A diferencia de algunos refrigerantes, el amoníaco no daña la capa de ozono y no es un peligro después de que entra en la atmósfera.

4. Características del humo

Aunque el humo de amoníaco es tóxico, es muy fácil de detectar. Cuando hay una fuga en un sistema, el operador lo sabrá rápidamente y podrá tomar medidas al respecto, aumentando la seguridad en los procesos de trabajo. 

La seguridad: el punto fuerte del amoníaco

La mayor parte de la preparación que debe enfrentar la industria de la refrigeración se relaciona con éste último punto. Todos los involucrados en la cadena de refrigeración deben enfocar su conocimiento multidisciplinario cumpliendo con normas de seguridad.

Los riesgos relacionados con la refrigeración con amoníaco pueden reducirse sustancialmente mediante una administración y un mantenimiento cuidadosos. Parte de ese proceso es el etiquetado claro de las tuberías y el equipo que se utiliza.

Como expertos de la industria en este campo, el IIAR (Institute of industrial Ammonia Refrigeration) mantiene un código de recomendaciones para el etiquetado de equipos de refrigeración. Este sistema coherente simplifica el mantenimiento y promueve la seguridad, y es compatible con el estándar ANSI / ASME A13.1 que es el más utilizado para marcado de tuberías de instalaciones generales. En dicho estándar, la abreviatura de la tubería, el contenido de la tubería y la dirección del flujo se mostrarán en impresión negra sobre un fondo naranja; esta es la presentación preferida para tuberías con contenido tóxico, como el amoníaco.

Consideraciones técnicas en el uso de amoníaco como gas refrigerante

A nivel técnico, debido a que las propiedades del amoníaco son las más adecuadas para sistemas de refrigeración grandes, es probable que haya dentro del sistema una gran cantidad de amoníaco. Cualquier rastro de agua en el sistema tendería a congelarse y obstruiría las tuberías, por lo que los sistemas de refrigeración de amoníaco deben usar amoníaco anhidro (sin agua u otras impurezas).

 La OSHA considera que el amoníaco anhidro es "inmediatamente peligroso para la vida y la salud" a una concentración de 300 partes por millón (ppm), o 0.03%. El amoníaco es corrosivo para la piel, los ojos y los pulmones, e incluso una breve exposición puede provocar quemaduras químicas graves, así que una correcta ingeniería de control y detección son imprescindibles para la operación de los mismos.

 

Solicita aqui la asesoria de nuestros ingenieros especializados

Conoce más sobre refrigerantes naturales

Puedes consultar algunos de estos artículos:

¿Por qué cambiar a un sistema en base a refrigerantes naturales?

Refrigerantes naturales: Cuáles son y en qué te benefician

¿Qué refrigerantes naturales usar en tu industria?

Diseña tu proyecto de refrigeracion en 5 pasos

Eleazar Rivera-Mata

Escrito por:

Eleazar Rivera-Mata